Silla Wassily

El origen de las cosas (1/100): la silla Wassily

Silla Wassily

En 1925, un joven de tan solo 23 años diseñó la que probablemente es la silla más conocida del siglo XX. Fue, además, todo un statement político.

Sin duda, una de las anécdotas más sorprendentes de las elecciones españolas de julio de 2023 ha sido que el partido de extrema derecha Vox llevaba en su programa una mención específica contra “la nueva Bauhaus europea”.

En concreto, el programa de Vox decía textualmente:

«Promoveremos un urbanismo amable para las familias, arraigado y armonioso con el entorno, fomentando la rehabilitación de los estilos regionales y la protección de las fachadas tradicionales, incluyéndolos en los catálogos de bienes de interés cultural.» Y añadían: «Rechazamos por ello proyectos globalistas como la llamada Nueva Bauhaus europea que impulsan los burócratas de Bruselas, que, con la coartada del fanatismo climático y la eficiencia energética de los edificios pretende uniformizar la realidad de nuestras ciudades.» (programa de Vox: página 43).

NOTA: En el lenguaje de la extrema derecha se suele añadir el adjetivo “globalista” cuando se habla de unas presuntas “élites financieras internacionales” y es un eufemismo que, frecuentemente, sustituye a “los judíos” o “la judeidad internacional”.

Logo New European Bauhaus
Logo New European Bauhaus

El partido extremista español se refiere a la llamada “New European Bauhaus”, una iniciativa multidisciplinar que se encuadra dentro del Pacto Verde Europeo que trata de recoger el legado de creatividad y experimentación de la antigua Bauhaus, sin duda uno de los hitos de la cultura europea del siglo XX.

LA BAUHAUS: BESTIA NEGRA DE LOS NAZIS

El edificio de la Bauhaus en Dessau (WIKIPEDIA)
El edificio de la Bauhaus en Dessau (WIKIPEDIA)

La Bauhaus, fundada en Weimar en 1919 fue un centro de enseñanza que influyó en la arquitectura, el diseño y en las artes aplicadas del siglo XX. Se basaba en un enfoque colaborativo, de experimentación y creatividad y, por eso, estuvo desde el principio en el punto de vista de los nazis, que consideraban que esas ideas eran “no alemanas” (nótese el paralelismo con el programa de Vox) y, por lo tanto, dignas de exterminio.

Además, muchos de los profesores de la Bauhaus o bien eran judíos, o bien ostentaban ideas de izquierdas, de manera que, cuando los nazis llegaron al poder en 1930, la Bauhaus se vio sometida a una persecución implacable. Sus enseñanzas fueron calificadas como “degeneradas” y fue tachada de “centro bolchevique cultural”. Cuando este hostigamiento condujo a su cierre, muchos de sus adeptos fueron obligados a emigrar o a vivir en la clandestinidad.

Fueron precisamente los miembros de esa diáspora los que terminaron de remachar la gran influencia que las ideas de la Bauhaus tuvieron durante todo el siglo XX.

La silla Wassily (WIKIPEDIA)
La silla Wassily (WIKIPEDIA)

LA SILLA WASSILY

Por eso esta serie empieza con Marcel Lajos Breuer y su diseño más conocido: la silla Wassilly, también conocida como Modelo B3.

Fue en 1925 y Breuer tenía tan solo 23 años.

Breuer nació en Pecs, actualmente Hungría, entonces parte del Imperio Austro-Húngaro, en mayo de 1902.

Estudió en la Bauhaus, en Weimar, cuando Walter Gropius era su director. Pronto destacó por su talento y le fue encargado el departamento de mobiliario.

La silla B3, más tarde conocida como silla Wassily, es uno de los ejemplos más elegantes y conseguidos de una de las ideas-fuerza de la Bauhaus: reconciliar el arte con la producción industrial.

Se trata de una silla fabricada con una estructura tubular muy reconocible. El respaldo y el asiento están hechos de tela o de cuero.

Para diseñar la silla Wassily, Breuer se inspiró en la estructura de las bicicletas. Para doblar los tubos y ensamblarlos, utilizó las técnicas que le enseñaron los fontaneros locales.

Magistral en su aparente simplicidad, la silla Wassily fue posible porque, poco tiempo antes, la metalúrgica alemana Mannesmann había perfeccionado un procedimiento que permitía hacer tubos sin una soldadura longitudinal. Una de las aplicaciones de estos tubos sin soldadura era la construcción de cuadros de bicicleta mucho más ligeros y seguros.

En los primeros prototipos se utilizó un tejido reforzado especial llamado Eisengarn (malla de hierro) que había sido inventado por otra de las alumnas de la Bauhaus, Margaretha (Grete) Reichhardt. El tejido estaba fabricado a base de algodón encerado.

Hasta la segunda guerra mundial, la empresa encargada de la fabricación fue Thonet, famosa desde el siglo XIX por sus muebles curvados de madera. En su catálogo tenía el código B3.

Después de la contienda, la empresa italiana Gavina se hizo con los derechos y la bautizó con el nombre de “silla Wassily” que aún lleva. Fue una pura cuestión de marketing. En contra de lo que suele suponerse, Breuer no diseñó la silla B3 para el pintor Wassily Kandinsky, a pesar de haber coincidido con él en la Bauhaus. Sí es cierto que al pintor la silla le gustó especialmente. Cuando en la empresa Gavina se enteraron de esta conexión anecdótica entre la silla y el artista, decidieron utilizarla como argumento de venta.

Marcel Breuer, variante plegable de la silla Wassilly (1927), Bauhaus Dessau

Fue la empresa italiana la que sustituyó la tela por el cuero para el respaldo y el asiento.

En 1968, Gavina fue comprada por la empresa Knoll y con ella todo su catálogo.

La silla Wassily sigue produciéndose hoy en día y es uno de los diseños más reconocibles del siglo veinte. La patente, sin embargo, ya es de dominio público, de manera que otras empresas la fabrican. No pueden venderla con el nombre de “silla Wassily” porque es una marca protegida, lo mismo que “modelo B3”

 

Please follow and like us:

Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.